Entonces salto dejando atrás las ruinas. Sintiendo las cenizas y el polvo que el viento mueve a su antojo. Te hice caso, salté y nunca miré atrás. Y ahora me pregunto, ¿Dónde estás? estoy?